• El Crédito con Aval del Estado (CAE) se ideó como una fórmula para dar acceso y masificar la educación superior, que había quedado restringida a las clases más acomodadas durante la dictadura de Pinochet. El CAE se presentó como un crédito de fácil acceso que entregaba la posibilidad de tener un futuro abierto y lleno de oportunidades, sobre todo para aquellos que eran la primera generación de la familia que entraba a la universidad.
  • Cualquier grado en Chile tiene costos elevadísimos: entre 20.000 y 50.000€ , mientras que en Chile el sueldo mínimo es la mitad que en España.
  • Según los últimos datos, hay más de 874.000 beneficiarios del CAE, de los cuales cerca del 40% del total son morosos.
  • En 2011, un proyecto de ley rebajó el interés del 6% al 2%. Sin embargo, la reducción no llegó por un gesto de “buena voluntad” de los bancos, sino porque el Estado decidió costear el 4% de los intereses a través de recursos de sus arcas fiscales.
  • Ahora se ha presentado otro proyecto de ley para crear el llamado Sistema Único de Créditos, un mecanismo administrado por el Estado y sin intervención de la banca, que establece en un 10% del salario el pago máximo que deberá hacer cada estudiante una vez haya finalizado sus estudios y tenga ingresos. El crédito tendrá una tasa de interés del 2% anual y la deuda se condonará a los 15 años de pago.
  • Sin embargo, la iniciativa no ha dejado satisfechos a los estudiantes, que critican que no se haga cargo del problema de los morosos del CAE.

Noticia en El diario de la educación

Categories: Portada