• Desde hace unas semanas el instituto está cerrado. Antes se accedía con una llave electrónica, hoy bloqueada. Hoy se accede solo con motivo justificado y en presencia de un bedel.
  • Las 3 administrativas del IDP recibieron un certificado de extinción del contrato de trabajo. El propio rector firmó la carta  en la que se escindía la relación laboral el 30 de junio.
  • Según gabinete de prensa de la URJC,  “el IDP no tenía potestad para realizar esos contratos. La universidad ahora no puede asumir los que no cumplan los requisitos y procedimientos propios de las empresas públicas”.

Noticia en El País

Categories: Portada