• La universidad utiliza desde 2013 una fórmula que impide medir las horas reales que los docentes dedican a la enseñanza y sólo certifica el máximo legal.
  • El vicerrectorado reconoce que negocia con el comité para cambiar el sistema y diseñar otro “más realista y que se parezca más a las horas reales” trabajadas.

Noticia en InfoLibre

Categories: Portada