• La Agencia Estatal de Investigación envió en septiembre una circular en la que alertaba del aumento de estas publicaciones depredadoras: “Es un sistema de difusión del conocimiento que contribuye de forma perversa a la ciencia de mala calidad”.
  • Se trata de revistas de acceso abierto, que publican en un plazo muy corto de tiempo, sin someter los artículos a un sistema de revisión por pares contrastado. Se estima que en la mitad de estas revistas depredadoras, se paga entre 88 y 348 euros por publicar.
  • En 2015, Cenyu Shen y Bo-Christer Björk, de la Hanken School of Economics de Helsinki, calcularon que el año anterior se habían publicado 420.000 artículos en 8.000 revistas depredadoras. La cifra no para de subir en un contexto de extrema competencia por publicar con el fin de acreditar los méritos suficientes para lograr una plaza o un complemento.
  • “Habrá que sentar las bases del sistema de publicación en abierto, con el fin de que no perdamos los controles de calidad: revisión por pares, replicabilidad de los experimentos, etcétera”, razona el matemático Carlos Andradas, rector de la Universidad Complutense.

Noticia en El País

Categories: Portada