• En los últimos seis años, el número de grados se ha incrementado un 19% (de 2.403 a 2.855). Los campus han contado con mayor financiación pública para sostener esa oferta pero no han podido rentabilizarla. Las universidades públicas han perdido 154.600 estudiantes desde el curso 2010-2011, un 12,2%.
  • El incremento en 452 títulos se debe, en gran medida, a las universidades privadas, que han elevado su oferta un 66%, mientras que la media del incremento en las públicas es del 2%.
  • El informe [Grados universitarios: ¿cuántos y cuáles? de OSU] señala como uno de los problemas más graves la “desorientación” que causa en los estudiantes la “desproporcionada” oferta de grados.
  • Una de las conclusiones del estudio es que “Es muy probable que si una sola universidad aumenta su oferta consiga mayores recursos de las Administraciones. Pero si todas lo hacen a la vez, el único resultado esperable es un aumento de los costes. Con los mismos recursos y mayores gastos, es difícil que la calidad no se resienta”.
  • Según los autores del informe, lejos de ofrecer una formación básica y generalista para dotar a los alumnos de herramientas que actualicen sus conocimientos a lo largo de la vida y asegurar así su empleabilidad a largo plazo, las nuevas titulaciones tienen contenidos demasiado especializados.

Noticia en El País

Categories: Portada