• El ministro de Educación de Brasil ha anunciado un recorte del 30% del presupuesto de todas las universidades públicas. Lo hizo después de acusar a tres centros de “promover alborotos” y acoger “eventos ridículos” en vez de centrarse en el buscar la excelencia académica.
  • La justificación oficial para los recortes es que, durante años, Brasil invirtió demasiado en la educación superior y descuidó la formación de base.
  • Para el presidente Bolsonaro, hay que dejar de lado las carreras de letras como Filosofía y Sociología y centrarse “en las que generen un retorno inmediato al contribuyente”.
  • Estas palabras de Bolsonaro causaron una reacción inmediata en el mundo académico. Más de mil intelectuales de centros como Harvard, Cambridge, Oxford o La Sorbona publicaron un manifiesto resaltando que las humanidades “no son un lujo” y que “pensar el mundo no debe ser un privilegio de los más ricos”.

Noticia en El Mundo

Categories: Portada