• El sistema universitario catalán ha pasado de recibir 900 millones de euros en 2011 a los 700 millones actuales. Durante años, en aplicación de normas estatales y autonómicas, se suprimió la posibilidad de renovar el personal que se jubilaba lo que ha envejecido las plantillas y ha creado una nueva clase de profesores a bajo coste, los llamados falsos asociados.
  • La Universitat Autònoma de Barcelona reducirá las horas de limpieza del campus. La Universitat de Barcelona admite que este año sólo podrá atender un 10% de las reformas necesarias en equipamientos. “Este año disponemos de 2,4 millones de inversión que no dan ni para arreglar las goteras”, lamenta el gerente de la Universitat Politècnica de Catalunya.
  • Con todo, es la partida de personal la que está creando tensiones enormes de tesorería. Por ley deben aumentar las nóminas. Y lo hacen con los ingresos adjudicados en el 2015. El nuevo Estatuto del Personal Investigador en Formación aumenta el sueldo de este colectivo; pero el ministerio señala que el aumento no debe costar recursos a las arcas públicas estatales.
  • “Si hay presupuesto está previsto un aumento importante de inversión a la universidad”, asegura la Secretaríia d’Universitats i Recerca de la Generalitat; “pero con presupuestos prorrogados no tenemos margen”.

Noticia en La Vanguardia

Categories: Portada

1 Comment

Anònim · 03/06/2019 at 20:37

Comments are closed.