• Las residencias de estudiantes se han convertido en un fructífero negocio inmobiliario. Las dos principales empresas que operan en España han sido compradas en los últimos años por compañías procedentes de Estados Unidos y Dubai respectivamente, con apoyo de fondos de inversión extranjeros.
  • Una persona que se desplaza para estudiar tiene básicamente tres opciones de alojamiento: alquilar un piso o una habitación; conseguir una plaza en una residencia universitaria; o entrar en un colegio mayor.
  • El primer caso, el más habitual, está ahora condicionado por el incremento de los precios del alquiler de vivienda: desde 2014 han subido alrededor de un 40% en Madrid y Barcelona.
  • El perfil de estudiantes que optan por una residencia es de un poder adquisitivo más alto: Las habitaciones, con pensión completa, pueden superar los 1.200 euros al mes.
  • En España hay 844 residencias universitarias (con 68.479 plazas) y 181 colegios mayores (con 22.587 plazas), para 491.116 estudiantes desplazados del total de 1,3 millones de personas matriculadas en las universidades en 2018.

Noticia en El País.

Categories: Portada