• El Tribunal Supremo ha avalado que las universidades incluyan una variable de género en los criterios para seleccionar los departamentos donde crear nuevas cátedras, al considerar no discriminatorio sino “objetivo y razonable” un acuerdo de la Universidad Autónoma de Madrid de 2016.
  • El mencionado acuerdo establecía varios criterios para seleccionar los departamentos o áreas de conocimiento donde se crearían nuevas cátedras: junto a la experiencia investigadora, la docente, y la antigüedad en la acreditación, se añadía un cuarto criterio que asignaba puntos en función de la infrarrepresentación o no de las catedráticas.
  • Según la sentencia, “la única ventaja que introduce esa variable de género, es que en aquellos departamentos o áreas de conocimiento donde no haya ninguna catedrática, o tenga un número reducido de éstas, hay más posibilidades de que se cree allí una cátedra, a la que posteriormente concurrirán en igualdad de condiciones los profesores y las profesoras”.

Noticia en rtve

Categories: Portada