La propia rectora admite el abuso. «Durante varios años no hemos podido sacar las plazas a tiempo completo, así que la única manera de sobrevivir era contratar a este tipo de personal. Se ha abusado, sí, pero porque no se tenía más remedio», reconoce.

Noticia en Diari de Tarragona

Categories: Portada