Tras el acta de la Inspección de Trabajo que le impuso un pago de 1,5 millones de euros y cambió el grupo de cotización a la Seguridad Social de los (supuestos) becarios, la U. Carlos III de Madrid cerró su programa de becas extracurriculares. La demanda afectó a casi 600 estudiantes, cerca de 300 de los cuales estaban en activo.

Posteriormente, y a la vista de las afectaciones al servicio que el cierre ha causado, el Centro de Orientación de Estudiantes de la UC3M ha enviado un email a todos los estudiantes en el que busca voluntarios para hacer la labor que hasta ahora hacían los “becarios” que la Inspección consideró eran trabajadores. A cambio, la universidad ofrece tres créditos ECTS optativos.

Anteriormente, la UAM también fue denunciada por la Inspección de Trabajo y emprendió la vía judicial. En aquel caso, una juez de primera instancia dio la razón a la universidad.

Noticia en El Diario

Categories: Portada