Las restricciones afectan a más de 218.500 alumnos de grado, máster y doctorado (según datos del curso 2018-19) que cursan en alguna de las 11 universidades presenciales.

Govern y universidades destacan en que sus instalaciones educativas “son seguras” y justifican la suspensión de las clases presenciales en “la necesidad de reducir la movilidad de las personas”, es decir, de evitar las aglomeraciones en el transporte público, en un momento en que la situación epidemiológica empeora en Cataluña día tras día.

La medida no afecta ni a las prácticas ni a las tareas de investigación.

Noticia en El País

Categories: Notícies