Una Inspección laboral ha reconocido como trabajadores indefinidos a los becarios de prácticas extracurriculares de la Universidad Carlos III de los últimos cuatro años. Considera que la Universidad utilizó realmente a estos becarios como empleados y ha cambiado la cotización de los 240 estudiantes que seguían vinculados al centro.

La UC3M se va a gastar 84.700 euros en defenderse, al contratar para ello los servicios del mismo bufete que está defendiendo a Deliveroo de sus riders y el que llevó el ERE de Coca Cola (con poco éxito en ambos casos).

Anteriormente, la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) sancionó a la UAM por el uso fraudulento de 285 estudiantes, que tenían una de estas becas extracurriculares. La Universidad recurrió el acta que le impuso la Inspección de Trabajo y el caso acabó en la Justicia, que acabó fallando en primera instancia a favor de la universidad. Tanto la TGSS como los abogados de los estudiantes han anunciado recursos a esta sentencia.

Primera noticia en El Diario (12/01/2020)

Segunda notícia en El Diario (16/01/2020)

Categories: Portada