En España hay muy poca movilidad intergeneracional ascendente entre los hijos de padres con bajo nivel educativo.

“Los hijos de los padres sin estudios tienen 15 veces menos probabilidades de titularse en ingenierías que los hijos con padres universitarios”. El estudio titulado ‘Crisi, trajectòries sociales i educació‘ pone de manifiesto que las clases obreras y populares están infrarrepresentadas en la educación terciaria, excepto en humanidades y ciencias de la educación.

Las decisiones educativas de las familias con menos recursos están determinadas por la cautela. Eso explica no solo que las clases bajas acudan en menor número a la universidad, sino que a la hora de seleccionar una carrera u otra tengan más en cuenta los costes y beneficios. “Por eso en aquellas carreras más largas o difíciles, al ser más costosas, están menos presentes que las clases más altas”. Es lo que ocurre con las ingenierías, por ejemplo. “Ante la dificultad de las carreras, en las que se puede suspender y perder la beca o pagar una matrícula más cara, el alumnado de orígenes populares tiende a elegir carreras con menos suspensos”.

Reportaje en El Confidencial

Categories: Portada