• El estudio Testing the concept of academic housework in an European setting, publicado por cuatro profesoras de la Universidad de Islandia en European Educational Research Journal a partir de datos recopilados en universidades de seis países, refleja que entre los requisitos para lograr la excelencia en la carrera universitaria se valoran, sobre todo, comportamientos masculinos: muchas horas de trabajo, competitividad y poca manifestación de emociones.
  • Dos son los factores que inciden especialmente sobre esta falta de promoción laboral; ellas dedican más tiempo al asesoramiento de los alumnos —en temas académicos y personales— y ocupan, en mayor medida, posiciones de menor responsabilidad.
  • En España, Eulalia Pérez-Sedeño, profesora del Instituto de Filosofía del CSIC, hizo un estudio a partir de entrevistas a profesorado: ellas aseguraban que los temas tratados con los alumnos en las tutorías excedían lo académico, y que su función se extendía al apoyo personal; mientras que en los grupos de discusión con los profesores varones los alumnos no aparecían entre los temas de conversación.
  • El 49% de las investigadoras en España son mujeres, pero solo el 30% son líderes de proyectos. Solamente hay un 17% de mujeres en cargos de responsabilidad en las universidades.

Noticia en El País

Categories: Portada